25 may. 2011

¿Libertad?

"Mi mamá me preguntó este fin de semana que si era gay y yo no supe que contestarle"
"Le confesé a mi mamá mi homosexualidad y me dijo que era una vergüenza para ella y que le daba asco"
"Mis papás me quieren llevar al psicólogo porque se dieron cuenta que soy gay"
"Toda mi familia insiste en que conozca más gente como yo, gente gay, para que me apoye y me orienten en lo que ellos no pueden orientarme"
"Ayer le presenté a mi papá, mi pareja. Se dio la vuelta y la dejó con la mano estirada"

¿Qué pasa por nuestra cabeza al escuchar estas frases? ¿Qué es lo primero que se nos viene a la mente? ¿Por qué a veces las cosas tienen que ser de tonos sólidos como negro o blanco y no pueden ser tonos suaves o medios como grises y cafés?

La homofobia es un prejuicio como cualquier otro. Requiere de la ignorancia para promover el temor y el odio a los homosexuales. Como individuos y como sociedad, todos resultamos diminuidos cuando alguien ejerce violencia sobre otro. La educación es una de las mejores armas contra el temor y el odio, así que si no es mucha molestia, ayuda a promover esta imagen:

No hay comentarios: