26 oct. 2010

Coincidencias

Me topé contigo y no supe para dónde voltear.
Tenías los ojos verdes y grandes.
Nos presentamos y me sonreíste enseguida.
Hubiera sido una grosería no corresponder a esa sonrisa.
Nos dimos la mano y me guiñaste un ojo.
Platicamos durante 2 horas y nos despedimos esperando que se volviera a dar un encuentro casual como ese.
...sin ser tan casual.

No hay comentarios: