10 ene. 2014

1 Pasado y 1 Futuro.

Pues resulta que el otro día andaba buscando unos papeles en mi baúl de "cosas importantes" (léase un bolsa de plástico arriba del closet) y me encontré con una serie de fotos y cartas que me hicieron que se me pusieran los ojitos de Remi.
Así, se los juro.

Y no es porque yo sea muy sentimental, o de las que suspiran cada que ven la rosa en medio del libro que les regalo su primer novio, pero había muchas cosas que había olvidado o en este caso, bloqueado de mi cabeza.

¿Les ha pasado?

Y no hablo nada más de que se les borre el cassette, sino de que son cosas que en algún momento fueron tan importantes que no creyeron jamás olvidarlas y de repente fueron a esconderse en la parte trasera de nuestro cerebro y se quedaron ahí... esperando.

¿Han visto Ratatouille? Se acuerdan de esa escena donde Anton Ego prueba el Ratatouille que prepara Remy y de pronto regresa a su infancia?
Lo mismo.
Se los prometo.

Así me pasó, de pronto vi frente a mi, imágenes tan vívidas de hace tantos años que mi cabeza colapsó.
Ahí entra la parte del sentimentalismo amigos.

Total que a pesar de que estas cosas me traían recuerdos muy bonitos, descubrí también que había cosas de personas que no valen la pena y que afortunadamente ya no se encuentran en mi vida. Así que, las tiré.
Y no porque "aún me duela" sino al contrario, porque ya no existe una razón para conservarlas (incluso por masoquismo) entonces, ¿para que chingados las guardo?
¿Por el recuerdo de que en algún momento alguien me hizo daño, me amó?
Ni de pedo.
Esas páginas ya fueron volteadas hace mucho y ahora puedo decir que soy libre, y que mejor manera para demostrarlo que deshacerse de todas esas cosas que ya son pasado y que deberían estar ahí, en el pasado.

Yo los invito amigos, que si tienen cosas que guardan por alguna razón en particular y no tiene sentido (un verdadero sentido, no mamadas) los tiren y realicen el famosísimo "move on"

No hay comentarios: